EL KRAV-MAGÁ Y LA NECESIDAD DEL HUMANISMO EMPÁTICO: EL HORROR LLAMA A NUESTRAS PUERTAS

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=30243

EL KRAV-MAGÁ Y LA NECESIDAD DEL HUMANISMO EMPÁTICO: EL HORROR LLAMA A NUESTRAS PUERTAS

Viernes 4 de marzo 2016, autor: Rubén Martínez 

Por primera vez en muchos años, los de nuestra generación estamos experimentando en Europa lo que es una crisis de refugiados. Muy lejos han quedado las migraciones masivas que sufrió España durante el primer tercio del siglo pasado o durante la guerra civil española. Esto no hace eco en nuestra memoria, ni en nuestras conciencias.

Parece que los aproximados cuatro millones de españoles que tuvieron que buscar como sobrevivir fuera de su tierra natal ya no importaran, aunque se debiera por motivos diferentes. También queda lejos la crisis de los refugiados que sufrió Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Al terminar la guerra se calcula que en Europa había unos ocho millones de personas desplazadas, seis millones de ellas de Alemania. Las personas que huyen del horror no tienen otra forma de sobrevivir más que emigrando. Es eso o morir. A todos nos gustaría tener la capacidad de combatir. Luchar por nuestros derechos. Luchar por vivir. Eso es una visión muy “romántica” si se me permite la expresión, más de Hollywood que de la vida real. Pero cuando tenemos a terceras personas a nuestro cargo, como hijos, padres de edad avanzada, etc., la única esperanza es no ir a la guerra. Abandonarlos a su suerte mientras combatimos sería ir en contra de los principios por los cuales lo hacemos.

humanismo-2

Refugiados españoles en un campo de detención en el sur de Francia durante la guerra civil española.

Es complicado, por no decir imposible, hacer entender a los de nuestra generación que estas personas no tienen elección. Nosotros hemos crecido en una democracia protegida y blindada por los poderes que han desestabilizado la suya. Y ahora este “equilibrio social europeo” se ve afectado por la cantidad ingente de refugiados que llegan de todos estos países  inestables socialmente o en guerras continuas. Tal vez se podría llamar “Karma”. Una broma de la vida que nos paga lo comprado con ironía. Ya que el mal que pueden hacer estos refugiados a nuestra sociedad no se puede comparar ni lo más mínimo al motivo por el cual deciden emigrar desde su tierra natal. Como dice la poetisa Warsan Shire “Nadie pone a su hija o hijo en un barco, a no ser que el agua sea más segura que la tierra”. Nadie arriesga la vida de sus seres queridos a los infortunios de un éxodo, si no cree que si permanecen donde están les espera el peor de los finales.

No se puede enseñar a ver a un ciego, como no se le puede pedir empatía a quien la tiene mutilada. Ni siquiera ver la muerte atroz de niños intentando llegar a nuestras costas remueve las conciencias lo suficiente para que cambiemos de forma de ver esta situación. Seguimos manteniendo los viejos prejuicios y posturas de que “los otros” no somos “nosotros” . Premisas que han dado pie a los periodos más oscuros de la humanidad como el nacismo o la represión de cierta parte de la población por su simple diferencia con el poder establecido. (véase la discriminación sufrida hasta finales de los sesenta por las personas afroamericanas en Estados unidos, la esclavitud o no menos importante la discriminación hacia las mujeres). Sea como sea, siempre veremos a los otros con menos derechos que los nuestros por el mero hecho de ser diferentes. Nuestras atribuciones formularán todas las razones necesarias para poder seguir existiendo, y estas tienen más de miedo que de lógica. Cuando justificamos el sufrimiento ajeno hemos dejado de usar la razón para dejar gobernar al miedo en nuestras vidas. Nos volvemos ciegos ante el horror. Y ahora el horror ha venido a llamar a nuestras puertas. De nosotros depende seguir con los ojos cerrados.

humanismo-6

Refugiados sirios en la actualidad, huyendo de la guerra en la frontera con Turquía intentando llegar a Europa.

De todo esto sabía mucho Imi Lichtenfeld, el creador del Krav-Magá. Le tocó vivir un momento histórico convulso. Una vez terminada la segunda guerra mundial emigró a Israel, que en aquel tiempo era el estado de Palestina, bajo la ocupación británica (nada que ver con la actual nación bajo este mismo nombre de hoy en día). Desde el primer momento se enfrentó al rechazo por parte de ese estado a la migración masiva venida desde Europa. El trato a los refugiados no era ni por asomo el que hoy en día se les daría. La declaración universal de los derechos humanos a penas se acababa de estrenar y estaba por ver si los países que se habían acogido a este tratado lo iban a cumplir, además de asumir ese concepto humanista nuevo. Había varias generaciones de personas que habían sido educadas bajo el antiguo concepto en cuanto a derechos humanos.

humanismo-1

Refugiados europeos huyendo de los horrores de la segunda guerra mundial.

En muchas ocasiones los refugiados que entraban de forma ilegal eran deportados a Chipre, donde les esperaba el hacinamiento en campos de detención a modo de disuasión para futuros inmigrantes. Supervivientes del Holocausto eran tratados como criminales comunes, por el mero hecho de querer llegar a Israel huyendo de los horrores de la guerra.

Imi, perteneció a la Haganá, un grupo de resistencia que entre otras funciones tenía la de comprar barcos, en muchas ocasiones en un estado deplorable, para el trasporte de los refugiados hasta Israel. Su misión consistía en nadar hasta mar abierto y llevar a estos barcos a zonas seguras en la costa, para que pudieran desembarcar sin peligro de ser deportados.

humanismo-8

Imi Lichtenfeld fundador del Krav-Magá y Yarón Lichtenstein Sucesor oficial de su Arte.

Es una realidad dura de entender si no te ha tocado vivirla. Todo esto quedó plasmado en la creación de su arte marcial. Aunque a primera vista puede parecer duro y contundente, se contempla en sus principios rectores y ejercicios de defensa, la necesidad imperativa de que la vida hay que salvaguardarla en todo momento. No era extraño ver a Imi salvar la vida de algún insecto que se cruzaba en el tatami cuando alguien quería matarlo. Siempre decía: “no resolverás el problema de que hayan insectos matando a este, sin embargo el hecho de matarlo te perjudicará más a ti”. Su respeto por la vida y su humanismo era una visión realista del concepto. Entendía que no se puede ser respetuoso con la vida ni con los demás si se está muerto. De ahí  la creación del concepto de  Defensa Personal. La guerra le enseñó toda la realidad sobre el ser humano. Las atrocidades que puede llegar a hacer y las excelencias y sublimaciones que puede conseguir. Ese potencial dual que se esconde en el interior de cada uno. De ahí la importancia de enseñar correctamente su camino, de enseñar correctamente su legado. Y así, de esta manera, poder hacer un mundo mejor.

Si estuvierais interesados en más información sobre el Krav-Magá podéis poneros en contacto con nosotros mandando un mensaje a través de nuestro Facebook https://www.facebook.com/bukan.mallorca , email kravmagamallorca@hotmail.com o hacernos una visita al Instituto balear de Krav-Magá Bukan. Estamos situados en la Calle Marian Aguiló nº 7 en Palma de Mallorca (www.bukanbaleares.com). Telf. 627849673.

Rubén Martínez Ramón. (Director Técnico de Bukan, Instituto balear de Krav-Magá y representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

logo sin bordes

Anuncios
EL KRAV-MAGÁ Y LA NECESIDAD DEL HUMANISMO EMPÁTICO: EL HORROR LLAMA A NUESTRAS PUERTAS

MEDIOCRIDAD Vs PERFECCIONISMO: DE LA PEDAGOGÍA DE REPRODUCCIÓN A LA CONSTRUCTIVA

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=29600

MEDIOCRIDAD Vs PERFECCIONISMO: DE LA PEDAGOGÍA DE REPRODUCCIÓN A LA CONSTRUCTIVA

Mediocrity Green Road Sign with Dramatic Clouds, Sun Rays and Sky.

Sábado 20 de febrero 2016, autor: Rubén Martínez 

Perfeccionismo: “Actitud de la persona que tiende a buscar la perfección en lo que hace, mejorándolo indefinidamente sin decidirse a considerarlo nunca acabado. Se le atribuye inmovilismo a la hora de realizar una tarea y trastornos psicológicos como estrés, ansiedad y baja autoestima, así como comportamientos rígidos e intolerantes frente a los demás.”

Tarde o temprano nos surgen dudas existenciales en nuestra vida. Tales como ¿para qué estamos en este mundo? ¿cuál es mi sitio en la vida? ¿qué aportación haré a la historia de la humanidad? o simplemente ¿haré alguna aportación?

Si bien todos tenemos la capacidad para hacernos estas preguntas, no todos estamos destinados a poder, no sólo responderlas, sino llevar a cabo sus respuestas. Es cierto que una minoría de la sociedad humana dejará huella a lo largo de la historia de ésta. El resto, se limitará, o no, a aceptar su mediocridad. Pueden parecer palabras duras, pero no por ello dejan de tener ni el más mínimo sentido de la realidad.

No quiero decir con esto que el ser humano no pueda ser feliz. De hecho casi todas las cosas a las que se orienta la humanidad están dirigidas a la búsqueda de la felicidad, paradójicamente, por mucho sufrimiento que le cueste alcanzarla. A veces confundimos los objetivos con las herramientas para lograr dichos objetivos. Las metas con los fines.

Todo esto genera una mecánica social que tiende a la veneración de la mediocridad, en pos de una estabilidad emocional general de la población. Solemos, o bien criminalizar a los que destacan poniéndolos en el punto de mira de las críticas, exigiéndoles rígidamente un comportamiento modelo que ni nosotros seríamos capaces de seguir, o los estigmatizamos llevándolos al espectro de la patología psicológica, argumentando todo tipo de trastornos de la personalidad derivados de su rasgo, que podrían surgir no únicamente de su excepcionalidad. Y qué decir de los ataques directos a su estructura personal a través de las burlas y ridiculizaciones que pueden padecer en el ámbito escolar y académico, que también tienen su homólogo en el mundo laboral.

mediocridad-2

Esta sociedad se está convirtiendo en un mundo de mediocres gobernado por mediocres y para los mediocres. Muy lejos ha quedado la idea platónica de ser gobernados por los más doctos en la materia (por mucho que roce el fascismo, o el elitismo). Sin darnos cuenta estamos creando una sociedad que se limita a reproducir los cánones establecidos, y su avance tanto tecnológico como humanista e intelectual, está orientado a la satisfacción de la tónica general de la mediocridad.

Estamos intentando convertir nuestra sociedad en un jardín de Epicuro en el que se vive despreciando, ignorando en el mejor de los casos, a las personas excepcionales, a través de reglas y sistemas sociales que impiden su desarrollo y proliferación. Nos hemos centrado únicamente en sistemas narcotizantes que defienden la búsqueda de la felicidad individual a cualquier coste sin tener en cuenta las consecuencias ni a corto ni a largo plazo. No nos interesan saberlas.

Perfeccionismo-3

Una prueba de todo esto es el querer abarcar el perfeccionismo desde una perspectiva patológica de la psicología. La integridad emocional estable se ha convertido en la búsqueda del “Santo Grial” de la psicología clínica. Pero en mi opinión simplemente el concepto de la estabilidad es una ilusión romántica como “el amor eterno” y “el vivieron felices para siempre”. Ésta ha generado más tragedias que finales felices. La fluctuación emocional entre el trasvase de emoción del espectro positivo al negativo conforma nuestra vida. Del amor al odio, de la felicidad a la tristeza, de la calma al desasosiego. Es como el fluir de un río. No puedes detenerte en un punto porque eres arrastrado por la corriente. Tal vez la aceptación de esa fluctuación podría hacer que viéramos con diferentes ojos el rumbo que está tomando la sociedad actual. Tal vez no sea necesario in extremis permanecer eternamente en ese espectro positivo para ser feliz. La vida no se detiene porque estemos deprimidos o estresados y tampoco lo hace el ser humano. Tal vez todo este estrés y ansiedad tenga una finalidad productiva. La historia está llena de actos de sacrificio para lograr objetivos. Todo tiene un coste. Me gustaría saber en qué medida, este estrés y ansiedad, son sostenidos por motivos intrínsecos a la persona y en qué medida están producido por factores sociales externos a ella, que ofrecen resistencia a dichas patologías emocionales rechazándolas o atacándolas. Tal vez nos sorprenderíamos.

Perfeccionismo-5

Haciendo recapitulación, no conozco ninguna persona relevante en la historia de la humanidad, que no pudiera catalogarse con un cuadro patológico de trastorno de la personalidad. Indistintamente de los motivos por los que lo padeciera, no podemos negar que no ha sido su mediocridad la que ha hecho que la humanidad avance, sino esta excepcionalidad.
Tanto las ciencias como las artes no han estado desprovistas de personas perfeccionistas como abanderados y personajes decisivos en su materia de estudio, que no tuvieran estos rasgos. No en balde Picasso decía que un cuadro nunca estaba acabado (rasgo identificativo de una personalidad perfeccionista). O la curiosidad extrema e inconformismo con el pensamiento general de Einstein que le llevó a postular sobre la relatividad del tiempo y romper con las leyes de la física conocidas hasta entonces. Si bien todas las artes y ciencias están sujetas a la mediocridad, el objetivo de éstas es la búsqueda de la perfección. No creo que a nadie le guste ponerse en manos de un médico que sólo dominara a medias las técnicas médicas a la hora de tratarnos u operarnos, o en manos de un arquitecto que sólo dominara a medias su disciplina de construir edificios. ¿Querríamos que nuestra familia y nosotros mismos viviéramos en la casa que construyera? Siempre nos gustaría ponernos en manos del mejor. No hay que ser cínicos y proyectar en los demás nuestra propia mediocridad. No sería lícito hacer apología de la mediocridad y luego exigir una excepcionalidad a la hora de recibir lo demandado para nosotros. En mallorquín tenemos un dicho que dice “Des teu pa en faràs sopes” (de tu pan harás sopas). Si nos limitamos a aceptar sistemas mediocres que discriminan negativamente a las personas excepcionales, no debemos extrañarnos si tarde o temprano acabamos en manos de personas mediocres.

Perfeccionismo-KM-1

Este rasgo no es ajeno al Krav-Magá. Como cualquier disciplina técnica, el objetivo principal es la búsqueda de la perfección en el tipo de conocimiento que desarrolla. Pero su sistema pedagógico conlleva intrínsecamente el desarrollo del perfeccionismo como aspecto positivo y productivo del ser humano. Más allá del aprendizaje de la autodefensa y sus consecuencias psicosociales derivadas, desarrolla las potencialidades del perfeccionismo en el ser humano. La persona construye su propio conocimiento desde el error y la corrección de éste. Es lo que podríamos llamar un “aprendizaje dinámico ascendente de espectro fluctuante”.

Esto hace que desde el principio la persona se vea obligada a aceptar equivocarse, rebajando sus niveles de autoexigencia y demostrándole que la autoeficacia no es algo instantáneo, sino que requiere un proceso que pasa por el error y la corrección continuo de éste. Reconocer que somos seres falibles, pero yendo más allá y demostrando que la falibilidad no es un término absoluto e inmóvil. Es una búsqueda de la perfección dinámica por etapas. De esta manera, se podría romper la atribución de inmovilismo que se hace a las personas perfeccionistas a la hora de ejecutar un trabajo. Se podría romper ese estigma social y todas sus afecciones psicosociales derivadas. No sólo podrían ser personas que cumplen con las cuotas de su trabajo, sino que además, la calidad de este trabajo sería cada vez mejor. En eso consiste el sistema pedagógico de la búsqueda de la perfección en el Krav-Magá. Y por eso, tal vez sea una herramienta que tenga algo que aportar al ser humano perfeccionista y su desarrollo.

Si estuvierais interesados en más información sobre el Krav-Magá podéis poneros en contacto con nosotros mandando un mensaje a través de nuestro Facebook https://www.facebook.com/bukan.mallorca , email kravmagamallorca@hotmail.com o hacernos una visita al Instituto balear de Krav-Magá Bukan. Estamos situados en la Calle Marian Aguiló nº 7 en Palma de Mallorca (www.bukanbaleares.com). Telf. 627849673.

Rubén Martínez Ramón. (Director Técnico de Bukan, Instituto balear de Krav-Magá y representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

logo sin bordes

<(/div)

MEDIOCRIDAD Vs PERFECCIONISMO: DE LA PEDAGOGÍA DE REPRODUCCIÓN A LA CONSTRUCTIVA

INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

Pulso

Sábado 13 de febrero 2016, autor: Rubén Martínez

En primer lugar me gustaría agradecer la labor que están llevando a cabo todos los profesores y maestros de Krav-Magá para difundir este arte marcial. No es fácil defender los principios de un arte marcial moderno cuando entramos en un mundo que primordialmente ha sido gobernado por las artes marciales clásicas y por el deporte de contacto. Es difícil mantenerse íntegro y no modificar nuestros principios en pos de una aceptación y atención de un colectivo que ya pertenece a este mundo. Reconozco que la labor es ardua y a veces agotadora.

La sociedad con la que me he encontrado ofrece un poco de resistencia al concepto de arte marcial que no se englobe dentro del mundo de la competición deportiva. Las personas que se inician en Krav-Magá, aunque ofrecen cierta resistencia inicial a este concepto, si siguen el tiempo suficiente llegan a ver en qué se argumentan nuestros principios. Consiguen ver los beneficios que se pueden alcanzar con esta disciplina, que son, según mi experiencia, más elevados que cualquier tipo de disciplina deportiva (sin menospreciar a éstas, a las cuales les tengo un gran afecto). Sin embargo, a veces se nos olvidan esos principios rectores a los que decidimos consagrarnos, en pos de una supervivencia económica personal, que a menudo es más de la que necesitaríamos. Hay que entender que generar un Krav-Magá exclusivo de un colectivo, como por ejemplo el femenino, que convive dentro del mundo civil mixto puede ser, si no arriesgado, sustentador de prejuicios que aumenten la distancia entre la igualdad de derechos entre ambos sexos. Parecería que damos a entender que es un colectivo, si se me permite la expresión, para darle de comer a parte.

Lo que me dicta mi experiencia, lo cual puede estar sujeto a crítica (como todo), es que hasta que una mujer no se sienta integrada y que forma parte de un todo, no será capaz de desarrollar su máximo potencial de autonomía y autodeterminación. Y si digo mujer, digo persona o ser humano. Todos estamos sujetos a las mismas leyes naturales del conflicto y la violencia. A la hora de un conflicto, el fuerte intenta sacar provecho del débil, o del que considera débil. Es una cuestión de dominancia. Por supuesto, más acentuada en mis congéneres masculinos que en las mujeres.

Integridad-e-igualdad-2

No hace falta decir que la práctica que se desarrolla en el dojo o academia de nuestra disciplina, por lo que me han trasmitido mis maestros, tiene que estar orientada lo máximo posible al estudio de la realidad del conflicto o la violencia. Si seguimos este principio, en mi opinión, deberíamos animar o dirigir nuestros esfuerzos para que el colectivo de mujeres se integrara en grupos mixtos. Desgraciadamente la mayoría de agresiones que sufren las mujeres provienen de los hombres y no de sus compañeras de género, las mujeres. Que por supuesto también se dan casos, pero en menor porcentaje. Hay que entender que si sólo se las adiestrara contra mujeres quedaría sesgada su capacidad de reacción ante los hombres, por nombrar uno de los perjuicios a los que las someteríamos. Todo esto generaría en ellas una desconfianza en sí mismas a la hora de enfrentarse a hombres. Les produciría una duda de si serían capaces o no de reaccionar de forma favorable.
Si bien es cierto, hay muchas mujeres que por el motivo que sea se sienten más seguras entre ellas para iniciarse en el Krav-Magá, pero no debemos olvidar que si se hace un grupo exclusivo de mujeres, la misión de éste ha de ser introducirlas en los grupos mixtos gradualmente. Si no estaríamos fallando a nuestros principios como profesores y sobre todo fallándoles a ellas. No hay que olvidar que han confiado en nosotros para este cometido.

integridad-e-igualdad-7

Me gustaría que todos los que nos dedicamos a trasmitir este Arte Marcial hiciéramos una reflexión sobre este tema, ya que aunque no nos demos cuenta, somos responsables de lo que enseñamos y de lo que esto pueda generar, aunque sea de manera indirecta. No hay que generar falsas expectativas ni confianzas que estén vacías de capacidades operativas. Es muy peligroso confiar en lo que no se posee en el momento de un conflicto violento. Uno debe de ser responsable de sus actos, aunque no comprenda éstos mismos y tener en mente de forma continua si lo que hacemos es lo correcto para nuestros alumnos. Sólo así podremos ofrecer una enseñanza de calidad, la cual se medirá por nuestros propios resultados.

Si estuvierais interesados en más información sobre el Krav-Magá podéis poneros en contacto con nosotros mandando un mensaje a través de nuestro Facebook https://www.facebook.com/bukan.mallorca , email kravmagamallorca@hotmail.com o hacernos una visita al Instituto balear de Krav-Magá Bukan. Estamos situados en la  Calle Marian Aguiló nº 7 en Palma de Mallorca (www.bukanbaleares.com). Telf. 627849673.

Rubén Martínez Ramón. (Director Técnico de Bukan, Instituto balear de Krav-Magá y representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

logo sin bordes

INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

La esencia violenta del ser humano.

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=28953

La esencia violenta del ser humano.

Sábado 6 de febrero 2016, autor: Rubén Martínez

       Por todos es conocida la dualidad que existe en el ser humano entre emoción y razón. Convivimos con la necesidad inherente de mantener un equilibrio “homeostático” entre las pasiones y los juicios morales que emanan del uso de las emociones y de la razón.

       No podemos negar nuestra naturaleza emocional, la cual guía, en gran medida, la mayoría de nuestras acciones y pensamientos. Establece nuestros prejuicios y condiciona nuestros principios. En muchas ocasiones queremos utilizar la razón para justificar acciones provocadas por la emoción y generamos todo un universo a nuestro alrededor para que se ajuste a nuestra realidad escogida emocionalmente. El auto-determinismo puede parecer una realidad desde la perspectiva de este universo creado, pero la verdad es que no dejamos de estar sujetos a la satisfacción de unas necesidades emocionales buscadas.  Estamos sujetos a la necesidad de mantener una integridad emocional estable. Esto es: – Si lo que sucede no puede adaptarse a lo que siento, o cambio el entorno o cambio la percepción de éste para que se ajuste a mi emoción.

45fc9f35-5494-41e5-9ac8-236ae5833f56

       Desde la perspectiva individualista esto puede considerarse apropiado. En un principio, puede parecer que no haya motivos para los que una persona no pueda intentar satisfacer su necesidad de felicidad en la consumación de sus deseos y emociones. Pero como se suele decir: “la libertad de uno termina cuando empieza la del otro”. Para bien o para mal, somos “animales” (racionales) sociales. No desarrollamos nuestra naturaleza en soledad. La humanidad despliega su potencial en comunidad. La interactuación de unos con otros es una necesidad esencial. Se podría decir que “un ser humano es por que otro es con él”. De ahí la necesidad de la razón, a modo de medida de control de las emociones, para que no interfiera en nuestra actividad humana de unos con los otros. Y derivado de esto, la necesidad del equilibrio entre ambas, ya que no podemos negar esta dualidad esencial y eliminar la que no nos interese.

455ab615-eb4e-4f15-813e-b1d866b1584b

       La herramienta por excelencia de la razón es la lógica. Podríamos considerarla un principio rector que ordena los comportamientos según las necesidades, adaptándolos a lo requerido de forma más correcta en todo momento. La lógica nos estaría diciendo qué hacer en todo momento para lo que requiera cada situación. El problema surge cuando las emociones intervienen con más ponderación que la razón. Esta lógica se ve afectada y merma su capacidad de acción frente a los acontecimientos.

       Una de las emociones con mayor peso en nuestras acciones es “El Miedo”. En innumerables ocasiones se ha utilizado como herramienta de control social. El peso que tiene en nuestras acciones es máximo. Condiciona desde el primer momento los juicios de valor que hagamos y es capaz de hacer que la razón justifique hasta los comportamientos más inadaptados. El miedo despoja a la razón de toda lógica. Una persona con miedo, jamás actuará con lógica. Deja a la razón a la altura de algo anecdótico en la toma de decisiones. La distorsión del universo que nos rodea es máxima. Activa todo tipo de mecanismos de defensa innecesarios y desfasados, tanto psicológicos como físicos, impidiendo la resolución eficiente de los acontecimientos que producen tal emoción.

       Si bien el miedo es generado por muchas características culturales que difieren de una sociedad a otra, podemos decir que comparten una raíz común en toda la humanidad. De hecho el miedo es una de las 6 emociones básicas compartidas por la especie humana, que tiene igual manera de expresión facial, indistintamente del contexto cultural que se tenga y la conexión entre las distintas culturas. Es genético.

9b7ff1c3-f047-4109-950d-e21feaf3a937

       El ser humano tiene muchas formas de expresar miedo. Pero, sin lugar a duda, la más inadaptada de todas es – La Violencia. Con esto no debemos pensar que la violencia es únicamente una expresión de miedo, ya que en algunas circunstancias puede ser una herramienta útil. Pero, sea como sea, la violencia emanada del miedo es una violencia sin lógica, por lo tanto inadaptada por esencia y carente de juicios de valor razonables.

       Somos seres violentos por naturaleza. Querer negar esta obviedad no la hace menos cierta. Somos violentos tanto física como psicológicamente. La violencia es una parte intrínseca de nuestra esencia humana. De hecho, tiene una función adaptativa. Nos ha dado la capacidad de dominar a cualquier especie en el planeta. Nuestra violencia es tal que no sólo la aplicamos sobre las otras especies, sino que eminentemente la aplicamos sobre nosotros mismos. Pero esta violencia tiene un fuerte componente autodestructivo y debe de ser controlada.

       Aunque este artículo trate sobre la violencia, no debemos olvidar que el ser humano no es “unilateral”. Conviven en él múltiples dualidades. Podemos ser crueles y compasivos, irascibles y serenos, violentos y pacíficos… Es en esta esencia puramente dual donde se requiere un aprendizaje del desarrollo de estas características contrapuestas.

ruben

       El Krav-Magá, como arte marcial para la defensa personal, tiene como uno de sus objetivos principales el control de las emociones. Pero por encima de todo, trabaja de la forma más eficiente posible el aumento de la capacidad de autoconfianza de las personas. Esto incide directamente en la capacidad de sentir miedo. Disminuye esta emoción, haciendo que nuestros comportamientos sean cada vez más lógicos, o dejando el escenario apropiado para el aprendizaje de esta lógica. De esta manera trabajamos la autodeterminación. La libertad de nuestros pensamientos y decisiones no quedaría tan influenciados por el miedo. Seríamos capaces de percibir lo que nos rodea sin prejuicios establecidos por éste, y configuraríamos un universo menos modificado por éstos prejuicios y por la emoción. Se potenciaría la objetividad.

       Debería ser una prioridad educar al ser humano teniendo en cuenta su naturaleza emocional, y no centrar únicamente la educación en la formación de los oficios, los cuales están sujetos a las circunstancias de los tiempos que nos tocan vivir. Muchos de los puestos de trabajo que hoy existen dejarán de existir en el futuro. Otros serán creados. Pero el ser humano, seguirá siendo el mismo, “Un Ser Violento”.

Rubén Martínez Ramón (Director técnico del instituto balear de Krav-Magá y Representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

Más información en: www.bukanbaleares.com / kravmagamallorca@hotmail.com

Bukan Instituto Balear de Krav-Magá. C/ Marián Aguiló, 7
(Palma) Telf. 627849673

logo sin bordes

La esencia violenta del ser humano.

Krav-Magá. De la reputación al expolio.

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=28666

Krav-Magá: De la reputación al expolio

Domingo 31 de enero 2016, autor: Rubén Martínez

       Krav-Magá: “Arte marcial israelí que se basa en la defensa personal”. Creado por Imi Lichtenfeld en 1970″

       Todos los principios son difíciles. Nadie lo tiene fácil a la hora de emprender el camino para la creación de algo. Que Imi Lichtenfeld es el creador del Krav-Magá nadie lo duda hoy en día (o casi nadie). Pero desgraciadamente muchas personas quieren silenciar este hecho, omitiendo información relevante o simplemente usando el nombre de su creación, el Krav-Magá, para sus intereses personales. No se puede usurpar el nombre de algo ya creado. No es honesto. Es una falta de respeto hacia una persona que dedicó toda su vida al servicio de los demás, de su país y de su creación. Es necesaria una vinculación directa y un compromiso con lo que se creó para transmitirlo íntegro sin modificación, para poder abanderarse como representante del Krav-Magá. De lo contrario estaríamos haciendo otra cosa.

km-r-4-300x243

       Podemos entender las ansias creativas del ser humano. Somos una fuerza inconmensurable en estado perpetuo de evolución y desarrollo. Pero debemos preguntarnos algo. ¿Es correcto usar el esfuerzo y trabajo de otros para dar impulso a las creaciones propias, sin que éstas tengan algo que ver con lo anterior? ¿Es lícito usar el nombre de algo ya creado, que goza de cierta fama, para dar credibilidad a nuestras creaciones? La respuesta es clara: – Rotundamente no. Esto no sólo sería deshonesto, por el hecho de estar engañando a las personas que deciden seguirnos, sino que rozaría la ilegalidad.

       Se puede entender la dureza a la que nos enfrentamos a la hora de crear algo, y que este algo tendría, a lo mejor, más oportunidad de ser aceptado si no estuviera bajo la lupa de la crítica. Pero hay que ser consecuentes con lo que se crea. El testeo en toda creación es necesario. Se deben pasar unos filtros para saber si lo que hemos creado es correcto o no. Tenemos una responsabilidad sobre lo que enseñamos. Empezar con una mentira, como ponerle un nombre que no le corresponde, no es que sea lo más apropiado para que tenga acogida en el mundo de las disciplinas relativas a lo que trata nuestra creación. Digo todo esto porque desde la creación del Krav-Magá en el año 1970 han surgido un sin fin de asociaciones y “pseudoescuelas” que han intentado subirse al tren del éxito de este arte marcial. Se ha llegado a asociar el Krav-Magá con todo tipo de disciplinas, desde la actividad del ejército (tácticas militares) hasta con el mundo del fitnes y del deporte de contacto (Kick boxing, Boxeo, MMA, Jiu Jitsu Brasileño, etc.). Pero dos cosas voy a decir: El que sostiene que la lucha cuerpo a cuerpo es necesaria de forma generalizada en el ejército, es que no es o no ha sido militar. El ejército moderno libra las batallas en el campo de las tecnologías desde hace ya varias décadas. Estas batallas se libran desde la distancia. Sólo en las películas de Hollywood el ejército o grupos militares utiliza la lucha cuerpo a cuerpo. Y si miramos en el ámbito deportivo no tiene ningún sentido la necesidad de la defensa personal, la cual fue el motivo por el que se creó el Krav-Magá. Ya hay muchas modalidades deportivas de lucha de contacto. Y hay que entender que las reglas de los deportes no sirven a la hora enfrentarse a la violencia de la calle, la cual se rige por la ausencia de éstas reglas.

3

       Es infinita la imaginación de las personas a la hora de asociar el Krav-Magá con lo que sea que ellos practican. El sentimiento de impunidad a la hora de utilizar este nombre es máximo. Parece que es una palabra comodín que podemos utilizar con garantía de éxito, y que nadie va a pedir que rindamos cuentas frente a lo que estamos haciendo. No veo a nadie que utilice la palabra Judo, Taekwondo, Kárate, Aikido,… para nombrar a la creación de un sistema propio de lucha de combate que una persona haya creado recientemente. El porqué es muy sencillo de explicar. Todo el mundo conoce lo que son estas disciplinas marciales. No hay persona, profana o experta, que no las conozca o haya oído hablar de ellas. Además estarían dispuestas, si se diera el caso, a decir que eso nuevo a lo que llaman así no es lo que dicen que es. Sin embargo, el desconocimiento general sobre lo que es el Krav-Magá ha generado el campo perfecto para que florezcan todo tipo de escuelas que se abanderan con el nombre de Krav-Magá, e incluso se apoyan en su sistema unas con otras defendiendo la ambigüedad del término como esencia para compartir una característica que les permitiera coexistir entre ellas. Y así pues hacen juntos certámenes, seminarios, eventos, etc.

       En ningún momento estoy afirmando que estas escuelas no debieran de existir, ni mucho menos que no pueden sentirse que forman parte de un sistema que hace que se toleren unas a otras. La pluralidad siempre es enriquecedora, de una manera o de otra. El problema es la utilización de un nombre que no deberían usar. Creo que se deberían ganar el derecho de ser respetados y no usar la reputación de un arte marcial para vivir de ella. No creo que ningún profesor de estas nuevas disciplinas quisiera eso. – ¿Vivir de una mentira? ¿Aprovecharse de la reputación de otros? No creo que uno inicie de corazón el camino de la docencia en las artes marciales o disciplinas de combate, pensando que lo que hace es una farsa. Y menos aún que quisiera estar engañado. Uno quiere poder sentirse orgulloso de que lo que hace es realmente correcto y efectivo, y no simplemente vivir de las mentiras que nos ofrecen los que están en la cima de la pirámide del sistema. Es necesario ganarse el nombre y la reputación de éste. Además, como he dicho, toda creación requiere de un testeo y rectificación de errores. Si se abusa de la reputación de otro, podemos caer en el error de no querer ver los errores que tiene nuestro sistema, ya que no estamos sujetos al juicio de nadie y se confiaría ciegamente en lo que se hace. No existiría el carácter de revisión de lo creado.

4

       Todo esto empeoraría nuestra creación. Lejos de perfeccionarla, mantendríamos los errores al no tener que demostrar que nuestra técnicas son correctas y eficaces. El mundo de los Gimnasios y Tatamis de entreno son entornos controlados donde es imposible experimentar los riesgos reales y se goza de cierta seguridad que impide esta demostración.

       Dicho todo esto, podemos ir entendiendo porqué se abusa de la reputación del Krav-Magá. Éste fue testeado y revisado a lo largo de la vida de su fundador, Imi Lichtenfeld. Fue puesto a prueba en numerosas guerras y misiones, además de exponerlo al ojo científico de una universidad deportiva en Israel. No fue creado en poco tiempo. Necesitó toda una vida de experiencias extremas. Es un trabajo complicado de hacer hoy en día que no podría hacer cualquier persona. No todo el mundo puede vivir guerras y situaciones peligrosas para experimentar sus teorías sobre las técnicas. Pero sí que pueden emprender un camino de creación. Y tal vez con mucha disciplina y esfuerzo, al final consigan perfeccionarla para que pueda merecerse el tener una reputación como la que tiene el Krav-Magá. Pero señoras y señores, uno debe ganarse su propia reputación y no vivir de la de los demás. No podemos usurpar el nombre del Krav-Magá para asegurarnos de que nuestra creación tenga éxito.

       La madurez empieza por la responsabilidad. Debemos ser críticos con lo que hacemos y no dejar lugar a duda de qué es lo correcto. De esta manera nuestra creación ocupará el lugar que se merece entre las distintas disciplinas marciales.

Rubén Martínez Ramón (Director técnico del instituto balear de Krav-Magá y Representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

Más información en: www.bukanbaleares.com / kravmagamallorca@hotmail.com

Bukan Instituto Balear de Krav-Magá. C/ Marián Aguiló, 7
(Palma) Telf. 627849673

 logo sin bordes

Krav-Magá. De la reputación al expolio.

El desdén por las artes marciales

DSC_0631

Desde mucho tiempo atrás hemos observado como una serie de disciplinas marciales han sido instruidas a lo largo del tiempo. Son las llamadas Artes Marciales. No ha importado de qué lugar procedieran ya que con la globalización se han extendido por todo el mundo indistintamente de su lugar de procedencia. Pero ¿Son necesarias? ¿A qué dedican su estudio? ¿Qué aportan a la humanidad? Son preguntas que llegados a este punto es lícito que nos hagamos y encontremos respuesta, ya que representan una realidad que cada vez tiene más adeptos. La mercantilización y la creciente demanda de éstas, hacen que se hayan convertido en una profesión la cual está poco definida, y en ocasiones muy mezclada y difusa. La opinión que tiene la gente no siempre es la que desearían los artistas marciales. Pero ¿Son responsables ellos de esta visión que tiene la sociedad? ¿Todas las artes marciales son sinceras a la hora de definir su esencia? Es complicado definir algo cuando no hay consenso entre los expertos. Este artículo tal vez arroje algo de luz a todas estas cuestiones.

Continuar leyendo

El desdén por las artes marciales