INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

Pulso

Sábado 13 de febrero 2016, autor: Rubén Martínez

En primer lugar me gustaría agradecer la labor que están llevando a cabo todos los profesores y maestros de Krav-Magá para difundir este arte marcial. No es fácil defender los principios de un arte marcial moderno cuando entramos en un mundo que primordialmente ha sido gobernado por las artes marciales clásicas y por el deporte de contacto. Es difícil mantenerse íntegro y no modificar nuestros principios en pos de una aceptación y atención de un colectivo que ya pertenece a este mundo. Reconozco que la labor es ardua y a veces agotadora.

La sociedad con la que me he encontrado ofrece un poco de resistencia al concepto de arte marcial que no se englobe dentro del mundo de la competición deportiva. Las personas que se inician en Krav-Magá, aunque ofrecen cierta resistencia inicial a este concepto, si siguen el tiempo suficiente llegan a ver en qué se argumentan nuestros principios. Consiguen ver los beneficios que se pueden alcanzar con esta disciplina, que son, según mi experiencia, más elevados que cualquier tipo de disciplina deportiva (sin menospreciar a éstas, a las cuales les tengo un gran afecto). Sin embargo, a veces se nos olvidan esos principios rectores a los que decidimos consagrarnos, en pos de una supervivencia económica personal, que a menudo es más de la que necesitaríamos. Hay que entender que generar un Krav-Magá exclusivo de un colectivo, como por ejemplo el femenino, que convive dentro del mundo civil mixto puede ser, si no arriesgado, sustentador de prejuicios que aumenten la distancia entre la igualdad de derechos entre ambos sexos. Parecería que damos a entender que es un colectivo, si se me permite la expresión, para darle de comer a parte.

Lo que me dicta mi experiencia, lo cual puede estar sujeto a crítica (como todo), es que hasta que una mujer no se sienta integrada y que forma parte de un todo, no será capaz de desarrollar su máximo potencial de autonomía y autodeterminación. Y si digo mujer, digo persona o ser humano. Todos estamos sujetos a las mismas leyes naturales del conflicto y la violencia. A la hora de un conflicto, el fuerte intenta sacar provecho del débil, o del que considera débil. Es una cuestión de dominancia. Por supuesto, más acentuada en mis congéneres masculinos que en las mujeres.

Integridad-e-igualdad-2

No hace falta decir que la práctica que se desarrolla en el dojo o academia de nuestra disciplina, por lo que me han trasmitido mis maestros, tiene que estar orientada lo máximo posible al estudio de la realidad del conflicto o la violencia. Si seguimos este principio, en mi opinión, deberíamos animar o dirigir nuestros esfuerzos para que el colectivo de mujeres se integrara en grupos mixtos. Desgraciadamente la mayoría de agresiones que sufren las mujeres provienen de los hombres y no de sus compañeras de género, las mujeres. Que por supuesto también se dan casos, pero en menor porcentaje. Hay que entender que si sólo se las adiestrara contra mujeres quedaría sesgada su capacidad de reacción ante los hombres, por nombrar uno de los perjuicios a los que las someteríamos. Todo esto generaría en ellas una desconfianza en sí mismas a la hora de enfrentarse a hombres. Les produciría una duda de si serían capaces o no de reaccionar de forma favorable.
Si bien es cierto, hay muchas mujeres que por el motivo que sea se sienten más seguras entre ellas para iniciarse en el Krav-Magá, pero no debemos olvidar que si se hace un grupo exclusivo de mujeres, la misión de éste ha de ser introducirlas en los grupos mixtos gradualmente. Si no estaríamos fallando a nuestros principios como profesores y sobre todo fallándoles a ellas. No hay que olvidar que han confiado en nosotros para este cometido.

integridad-e-igualdad-7

Me gustaría que todos los que nos dedicamos a trasmitir este Arte Marcial hiciéramos una reflexión sobre este tema, ya que aunque no nos demos cuenta, somos responsables de lo que enseñamos y de lo que esto pueda generar, aunque sea de manera indirecta. No hay que generar falsas expectativas ni confianzas que estén vacías de capacidades operativas. Es muy peligroso confiar en lo que no se posee en el momento de un conflicto violento. Uno debe de ser responsable de sus actos, aunque no comprenda éstos mismos y tener en mente de forma continua si lo que hacemos es lo correcto para nuestros alumnos. Sólo así podremos ofrecer una enseñanza de calidad, la cual se medirá por nuestros propios resultados.

Si estuvierais interesados en más información sobre el Krav-Magá podéis poneros en contacto con nosotros mandando un mensaje a través de nuestro Facebook https://www.facebook.com/bukan.mallorca , email kravmagamallorca@hotmail.com o hacernos una visita al Instituto balear de Krav-Magá Bukan. Estamos situados en la  Calle Marian Aguiló nº 7 en Palma de Mallorca (www.bukanbaleares.com). Telf. 627849673.

Rubén Martínez Ramón. (Director Técnico de Bukan, Instituto balear de Krav-Magá y representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

logo sin bordes

Anuncios
INTEGRIDAD E IGUALDAD EN EL KRAV-MAGÁ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s