Krav-Magá. De la reputación al expolio.

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=28666

Krav-Magá: De la reputación al expolio

Domingo 31 de enero 2016, autor: Rubén Martínez

       Krav-Magá: “Arte marcial israelí que se basa en la defensa personal”. Creado por Imi Lichtenfeld en 1970″

       Todos los principios son difíciles. Nadie lo tiene fácil a la hora de emprender el camino para la creación de algo. Que Imi Lichtenfeld es el creador del Krav-Magá nadie lo duda hoy en día (o casi nadie). Pero desgraciadamente muchas personas quieren silenciar este hecho, omitiendo información relevante o simplemente usando el nombre de su creación, el Krav-Magá, para sus intereses personales. No se puede usurpar el nombre de algo ya creado. No es honesto. Es una falta de respeto hacia una persona que dedicó toda su vida al servicio de los demás, de su país y de su creación. Es necesaria una vinculación directa y un compromiso con lo que se creó para transmitirlo íntegro sin modificación, para poder abanderarse como representante del Krav-Magá. De lo contrario estaríamos haciendo otra cosa.

km-r-4-300x243

       Podemos entender las ansias creativas del ser humano. Somos una fuerza inconmensurable en estado perpetuo de evolución y desarrollo. Pero debemos preguntarnos algo. ¿Es correcto usar el esfuerzo y trabajo de otros para dar impulso a las creaciones propias, sin que éstas tengan algo que ver con lo anterior? ¿Es lícito usar el nombre de algo ya creado, que goza de cierta fama, para dar credibilidad a nuestras creaciones? La respuesta es clara: – Rotundamente no. Esto no sólo sería deshonesto, por el hecho de estar engañando a las personas que deciden seguirnos, sino que rozaría la ilegalidad.

       Se puede entender la dureza a la que nos enfrentamos a la hora de crear algo, y que este algo tendría, a lo mejor, más oportunidad de ser aceptado si no estuviera bajo la lupa de la crítica. Pero hay que ser consecuentes con lo que se crea. El testeo en toda creación es necesario. Se deben pasar unos filtros para saber si lo que hemos creado es correcto o no. Tenemos una responsabilidad sobre lo que enseñamos. Empezar con una mentira, como ponerle un nombre que no le corresponde, no es que sea lo más apropiado para que tenga acogida en el mundo de las disciplinas relativas a lo que trata nuestra creación. Digo todo esto porque desde la creación del Krav-Magá en el año 1970 han surgido un sin fin de asociaciones y “pseudoescuelas” que han intentado subirse al tren del éxito de este arte marcial. Se ha llegado a asociar el Krav-Magá con todo tipo de disciplinas, desde la actividad del ejército (tácticas militares) hasta con el mundo del fitnes y del deporte de contacto (Kick boxing, Boxeo, MMA, Jiu Jitsu Brasileño, etc.). Pero dos cosas voy a decir: El que sostiene que la lucha cuerpo a cuerpo es necesaria de forma generalizada en el ejército, es que no es o no ha sido militar. El ejército moderno libra las batallas en el campo de las tecnologías desde hace ya varias décadas. Estas batallas se libran desde la distancia. Sólo en las películas de Hollywood el ejército o grupos militares utiliza la lucha cuerpo a cuerpo. Y si miramos en el ámbito deportivo no tiene ningún sentido la necesidad de la defensa personal, la cual fue el motivo por el que se creó el Krav-Magá. Ya hay muchas modalidades deportivas de lucha de contacto. Y hay que entender que las reglas de los deportes no sirven a la hora enfrentarse a la violencia de la calle, la cual se rige por la ausencia de éstas reglas.

3

       Es infinita la imaginación de las personas a la hora de asociar el Krav-Magá con lo que sea que ellos practican. El sentimiento de impunidad a la hora de utilizar este nombre es máximo. Parece que es una palabra comodín que podemos utilizar con garantía de éxito, y que nadie va a pedir que rindamos cuentas frente a lo que estamos haciendo. No veo a nadie que utilice la palabra Judo, Taekwondo, Kárate, Aikido,… para nombrar a la creación de un sistema propio de lucha de combate que una persona haya creado recientemente. El porqué es muy sencillo de explicar. Todo el mundo conoce lo que son estas disciplinas marciales. No hay persona, profana o experta, que no las conozca o haya oído hablar de ellas. Además estarían dispuestas, si se diera el caso, a decir que eso nuevo a lo que llaman así no es lo que dicen que es. Sin embargo, el desconocimiento general sobre lo que es el Krav-Magá ha generado el campo perfecto para que florezcan todo tipo de escuelas que se abanderan con el nombre de Krav-Magá, e incluso se apoyan en su sistema unas con otras defendiendo la ambigüedad del término como esencia para compartir una característica que les permitiera coexistir entre ellas. Y así pues hacen juntos certámenes, seminarios, eventos, etc.

       En ningún momento estoy afirmando que estas escuelas no debieran de existir, ni mucho menos que no pueden sentirse que forman parte de un sistema que hace que se toleren unas a otras. La pluralidad siempre es enriquecedora, de una manera o de otra. El problema es la utilización de un nombre que no deberían usar. Creo que se deberían ganar el derecho de ser respetados y no usar la reputación de un arte marcial para vivir de ella. No creo que ningún profesor de estas nuevas disciplinas quisiera eso. – ¿Vivir de una mentira? ¿Aprovecharse de la reputación de otros? No creo que uno inicie de corazón el camino de la docencia en las artes marciales o disciplinas de combate, pensando que lo que hace es una farsa. Y menos aún que quisiera estar engañado. Uno quiere poder sentirse orgulloso de que lo que hace es realmente correcto y efectivo, y no simplemente vivir de las mentiras que nos ofrecen los que están en la cima de la pirámide del sistema. Es necesario ganarse el nombre y la reputación de éste. Además, como he dicho, toda creación requiere de un testeo y rectificación de errores. Si se abusa de la reputación de otro, podemos caer en el error de no querer ver los errores que tiene nuestro sistema, ya que no estamos sujetos al juicio de nadie y se confiaría ciegamente en lo que se hace. No existiría el carácter de revisión de lo creado.

4

       Todo esto empeoraría nuestra creación. Lejos de perfeccionarla, mantendríamos los errores al no tener que demostrar que nuestra técnicas son correctas y eficaces. El mundo de los Gimnasios y Tatamis de entreno son entornos controlados donde es imposible experimentar los riesgos reales y se goza de cierta seguridad que impide esta demostración.

       Dicho todo esto, podemos ir entendiendo porqué se abusa de la reputación del Krav-Magá. Éste fue testeado y revisado a lo largo de la vida de su fundador, Imi Lichtenfeld. Fue puesto a prueba en numerosas guerras y misiones, además de exponerlo al ojo científico de una universidad deportiva en Israel. No fue creado en poco tiempo. Necesitó toda una vida de experiencias extremas. Es un trabajo complicado de hacer hoy en día que no podría hacer cualquier persona. No todo el mundo puede vivir guerras y situaciones peligrosas para experimentar sus teorías sobre las técnicas. Pero sí que pueden emprender un camino de creación. Y tal vez con mucha disciplina y esfuerzo, al final consigan perfeccionarla para que pueda merecerse el tener una reputación como la que tiene el Krav-Magá. Pero señoras y señores, uno debe ganarse su propia reputación y no vivir de la de los demás. No podemos usurpar el nombre del Krav-Magá para asegurarnos de que nuestra creación tenga éxito.

       La madurez empieza por la responsabilidad. Debemos ser críticos con lo que hacemos y no dejar lugar a duda de qué es lo correcto. De esta manera nuestra creación ocupará el lugar que se merece entre las distintas disciplinas marciales.

Rubén Martínez Ramón (Director técnico del instituto balear de Krav-Magá y Representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

Más información en: www.bukanbaleares.com / kravmagamallorca@hotmail.com

Bukan Instituto Balear de Krav-Magá. C/ Marián Aguiló, 7
(Palma) Telf. 627849673

 logo sin bordes

Anuncios
Krav-Magá. De la reputación al expolio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s