La esencia violenta del ser humano.

Link de Diario Balear: http://www.diariobalear.es/?p=28953

La esencia violenta del ser humano.

Sábado 6 de febrero 2016, autor: Rubén Martínez

       Por todos es conocida la dualidad que existe en el ser humano entre emoción y razón. Convivimos con la necesidad inherente de mantener un equilibrio “homeostático” entre las pasiones y los juicios morales que emanan del uso de las emociones y de la razón.

       No podemos negar nuestra naturaleza emocional, la cual guía, en gran medida, la mayoría de nuestras acciones y pensamientos. Establece nuestros prejuicios y condiciona nuestros principios. En muchas ocasiones queremos utilizar la razón para justificar acciones provocadas por la emoción y generamos todo un universo a nuestro alrededor para que se ajuste a nuestra realidad escogida emocionalmente. El auto-determinismo puede parecer una realidad desde la perspectiva de este universo creado, pero la verdad es que no dejamos de estar sujetos a la satisfacción de unas necesidades emocionales buscadas.  Estamos sujetos a la necesidad de mantener una integridad emocional estable. Esto es: – Si lo que sucede no puede adaptarse a lo que siento, o cambio el entorno o cambio la percepción de éste para que se ajuste a mi emoción.

45fc9f35-5494-41e5-9ac8-236ae5833f56

       Desde la perspectiva individualista esto puede considerarse apropiado. En un principio, puede parecer que no haya motivos para los que una persona no pueda intentar satisfacer su necesidad de felicidad en la consumación de sus deseos y emociones. Pero como se suele decir: “la libertad de uno termina cuando empieza la del otro”. Para bien o para mal, somos “animales” (racionales) sociales. No desarrollamos nuestra naturaleza en soledad. La humanidad despliega su potencial en comunidad. La interactuación de unos con otros es una necesidad esencial. Se podría decir que “un ser humano es por que otro es con él”. De ahí la necesidad de la razón, a modo de medida de control de las emociones, para que no interfiera en nuestra actividad humana de unos con los otros. Y derivado de esto, la necesidad del equilibrio entre ambas, ya que no podemos negar esta dualidad esencial y eliminar la que no nos interese.

455ab615-eb4e-4f15-813e-b1d866b1584b

       La herramienta por excelencia de la razón es la lógica. Podríamos considerarla un principio rector que ordena los comportamientos según las necesidades, adaptándolos a lo requerido de forma más correcta en todo momento. La lógica nos estaría diciendo qué hacer en todo momento para lo que requiera cada situación. El problema surge cuando las emociones intervienen con más ponderación que la razón. Esta lógica se ve afectada y merma su capacidad de acción frente a los acontecimientos.

       Una de las emociones con mayor peso en nuestras acciones es “El Miedo”. En innumerables ocasiones se ha utilizado como herramienta de control social. El peso que tiene en nuestras acciones es máximo. Condiciona desde el primer momento los juicios de valor que hagamos y es capaz de hacer que la razón justifique hasta los comportamientos más inadaptados. El miedo despoja a la razón de toda lógica. Una persona con miedo, jamás actuará con lógica. Deja a la razón a la altura de algo anecdótico en la toma de decisiones. La distorsión del universo que nos rodea es máxima. Activa todo tipo de mecanismos de defensa innecesarios y desfasados, tanto psicológicos como físicos, impidiendo la resolución eficiente de los acontecimientos que producen tal emoción.

       Si bien el miedo es generado por muchas características culturales que difieren de una sociedad a otra, podemos decir que comparten una raíz común en toda la humanidad. De hecho el miedo es una de las 6 emociones básicas compartidas por la especie humana, que tiene igual manera de expresión facial, indistintamente del contexto cultural que se tenga y la conexión entre las distintas culturas. Es genético.

9b7ff1c3-f047-4109-950d-e21feaf3a937

       El ser humano tiene muchas formas de expresar miedo. Pero, sin lugar a duda, la más inadaptada de todas es – La Violencia. Con esto no debemos pensar que la violencia es únicamente una expresión de miedo, ya que en algunas circunstancias puede ser una herramienta útil. Pero, sea como sea, la violencia emanada del miedo es una violencia sin lógica, por lo tanto inadaptada por esencia y carente de juicios de valor razonables.

       Somos seres violentos por naturaleza. Querer negar esta obviedad no la hace menos cierta. Somos violentos tanto física como psicológicamente. La violencia es una parte intrínseca de nuestra esencia humana. De hecho, tiene una función adaptativa. Nos ha dado la capacidad de dominar a cualquier especie en el planeta. Nuestra violencia es tal que no sólo la aplicamos sobre las otras especies, sino que eminentemente la aplicamos sobre nosotros mismos. Pero esta violencia tiene un fuerte componente autodestructivo y debe de ser controlada.

       Aunque este artículo trate sobre la violencia, no debemos olvidar que el ser humano no es “unilateral”. Conviven en él múltiples dualidades. Podemos ser crueles y compasivos, irascibles y serenos, violentos y pacíficos… Es en esta esencia puramente dual donde se requiere un aprendizaje del desarrollo de estas características contrapuestas.

ruben

       El Krav-Magá, como arte marcial para la defensa personal, tiene como uno de sus objetivos principales el control de las emociones. Pero por encima de todo, trabaja de la forma más eficiente posible el aumento de la capacidad de autoconfianza de las personas. Esto incide directamente en la capacidad de sentir miedo. Disminuye esta emoción, haciendo que nuestros comportamientos sean cada vez más lógicos, o dejando el escenario apropiado para el aprendizaje de esta lógica. De esta manera trabajamos la autodeterminación. La libertad de nuestros pensamientos y decisiones no quedaría tan influenciados por el miedo. Seríamos capaces de percibir lo que nos rodea sin prejuicios establecidos por éste, y configuraríamos un universo menos modificado por éstos prejuicios y por la emoción. Se potenciaría la objetividad.

       Debería ser una prioridad educar al ser humano teniendo en cuenta su naturaleza emocional, y no centrar únicamente la educación en la formación de los oficios, los cuales están sujetos a las circunstancias de los tiempos que nos tocan vivir. Muchos de los puestos de trabajo que hoy existen dejarán de existir en el futuro. Otros serán creados. Pero el ser humano, seguirá siendo el mismo, “Un Ser Violento”.

Rubén Martínez Ramón (Director técnico del instituto balear de Krav-Magá y Representante oficial de Bukan School of Krav-Magá en España).

Más información en: www.bukanbaleares.com / kravmagamallorca@hotmail.com

Bukan Instituto Balear de Krav-Magá. C/ Marián Aguiló, 7
(Palma) Telf. 627849673

logo sin bordes

Anuncios
La esencia violenta del ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s